28 ene. 2012

No me digas que mi corazón se va a quedar lejos de mi, no me lo digas. No insinúes que se quedará allí, quedándome yo aquí, sin que nadie pueda arroparme. No lo hagas porque duele, porque el corazón se parte en dos y hiere. No quiero pasar ni un minuto del que planeamos sin él, no pretendas que así sea.
Si no estás, nada tiene sentido. Puede que me esté encerrando, pero aunque deje de hacerlo no será como si nada hubiera pasado. No puedo estar sin ti, de verdad lo digo. No puedo si tú no estás, si no puedo observar una sonrisa prominente al verme, si no puedo notar una suave caricia en mi mano cuando me estoy preocupando, o un abrazo cuando algo va mal. No puedes hacer que viva sin eso. No me lo quites, por favor.


1 comentario:

Pilar Coronel dijo...

te aseguro que con tiempo, todo sana. Y si, generalmente nunca queremos esperar. Espero que seas feliz, y que tu felicidad no dependa de nadie. Realmente, linda entrada.

Un beso enorme

http://takeanotherpill.blogspot.com